Events flow

Estás en Nuestro

Blog de Noticias

Ventas a pesar de la publicidad

A veces, ni la peor publicidad arruina las ventas de un producto excelente.

Da igual lo mal que me lo vendas. Si tengo sed y estoy en el desierto, pagaré mucho por comprar agua. Es casi imposible que me convenzas de lo contrario.

También sucede al revés.

A veces, una gran publicidad acaba trascendiendo al producto. Y pasa a convertirse en el producto en sí mismo.

La calidad de muchas prendas de grandes marcas deja mucho que desear. Y si se trata de diseño, hay falsificaciones difíciles de distinguir del original. En esos casos, la marca ha pasado a ser el producto.

La publicidad, a veces, es el producto en sí mismo.

 

 

Leave a Reply