Events flow

Estás en Nuestro

Blog de Noticias

Venta o escaparate

Da igual cuál sea el tamaño de tu empresa. Siempre hay dos acciones qué puedes llevar a cabo. Puedes vender o puedes potenciar tu escaparate.

Para vender tienes que tener primero clientes. Y por supuesto un producto o servicio que ofrecerles. Todo el tiempo que dediques a vender tendrá una rentabilidad visible: estarás cobrando por lo que estás entregando.

Pero vender no siempre es posible. Menos cuando acabas de empezar a ofrecer productos o servicios. Entonces es el momento de mejorar tu escaparate. Mostrar a aquellos que aún no te han comprado ejemplos del valor que puedes aportar.

La potencia del escaparate aumenta cuando se muestra en coherencia con lo que ofreces. Si tienes una empresa de redes sociales, tu Twitter debe estar lleno de contenidos que generen un engagement espectacular. Si tienes una agencia de diseño, tu web debe tener un profundo sentido estético y funcional. Y si tienes una panadería, el aroma de los pasteles que horneas debería atraer a todo el que se aproxima a menos de veinte metros.

Cuando una empresa empieza, nunca debe quedarse parada. Malgastar su tiempo en la sala de espera a que lleguen los clientes. Da igual el tamaño, da igual el sector. Siempre hay un escaparate con el que atraer y un producto o servicio cuyo valor se puede incrementar.

Leave a Reply