Saltar al contenido

Storytelling: Claves para la creación de una marca inolvidable VII

En nuestro último post publicado os adelantábamos que cerraríamos el círculo de los arquetipos y os hablaríamos de los tres últimos. Aquí van:

El ciudadano: Representa la naturalidad, la confianza y la integración en el grupo. Se siente uno más y conecta fácilmente con el resto de personas. No existe artificio, ni dobles intenciones. Encarna la honestidad y su mayor temor es ser dado de lado. Ikea es una de las marcas que más han desarrollado este arquetipo. Sus productos son comprados por perfiles diferentes y su comunicación siempre apela a la participación. Zara es otro ejemplo que ha aprovechado todo lo que este arquetipo puede proyectar para su marca. Algunos candidatos políticos como George Bush también lo utilizaron para su marca personal y discursos. Su lado oscuro consiste en perder la personalidad como consecuencia de adaptarse a todas las demandas del entorno.

El protector: Sus atributos se vinculan al cuidado. Su misión es contribuir al crecimiento de aquello de lo que se ocupan y proporcionarle una vida mejor. A veces incluso a costa de su propia comodidad. Todas aquellas marcas que ofrecen una promesa relacionada con el cuidado integran este arquetipo. Durante muchos años, Volvo se posicionó en la seguridad. El logo de Nestle se cimenta sobre esas bases y productos como Aspirina establecen con nosotros un diálogo desde ese lugar. Su lado oscuro es la obsesión por ser útil o cuidar, como Misery en la novela de Stephen King.

El soberano: Tiene otros nombres como el líder o el gobernante. Representa el mandato, el poder y la confianza en las decisiones propias. Su búsqueda constante es la de guiar a la comunidad o familia de la que se ocupa hacia la prosperidad y el éxito. Una marca posicionada desde el liderazgo es tomada automáticamente en serio, siempre que cumpla con unos atributos excepcionales y sólidos. Mercedes-Benz y American Express son marcas que utilizan este arquetipo. Tony Soprano es un ejemplo en la ficción. El mayor temor del líder es caer derrocado por otro y que su respeto y poder sean perdidos.

Con esta entrada finalizamos uno de los recursos más poderosos que os servirán para construir un branding fuerte y coherente de vuestra marca. Os dejamos unos últimos consejos para que podáis aplicarlos mejor:

* La mayoría de las veces, las marcas no están construidas desde un único arquetipo. Os recomendamos que al principio tratéis de respetar su coherencia no mezclando características de unos y otros.

* Tomad como referencia frases, personajes o actitudes de cada arquetipo a la hora de definir el “background” del vuestro. Sirve para personalizar vuestra marca y os dará perspectiva.

* Si en algún momento tenéis que hacer un rebranding de vuestra marca, pensar en aquellos valores que encajan en otro arquetipo no demasiado opuesto. Pasar de las características del héroe al gobernante resulta menos brusco que hacerlo del héroe al joker y os dará más credibilidad.

Y, como siempre, disfrutad del camino. En una semana tendremos recién salido del horno otro nuevo post para vosotros. Pero eso ya es otra historia.