Events flow

Estás en Nuestro

Blog de Noticias

Storydoing frente a Storytelling: Si no lo vives no lo crees.

En Events Flow utilizamos el Storytelling para la creación de un relato de marca. Metáforas, arquetipos, ritos, mitos. Todos ellos configuran un mapa articulado que hace mucho más atractivo y transmitible nuestro mensaje.

En todo proceso de branding, es fundamental contar con la creación de un storytelling. Todas las grandes marcas tienen un relato atractivo y emocional. Bien a través del producto, de sus creadores, o de los propios clientes que lo hicieron posible.

Como sabemos, durante los últimos años el cambio de paradigma social y tecnológico ha afectado los hábitos y formas de consumo. La velocidad se ha convertido en una variable habitual. Los mensajes se han multiplicado y con ello la necesidad de un mayor número y densidad de los filtros. No todo el mundo está dispuesto a escucharnos. Nuestro relato de marca puede convertirse en un cuento que deja de ser escuchado tras el primer “Érase una vez”.

Las grandes marcas se dieron cuenta de esto, y encontraron en el Branded Content y “Storydoing” complementos ideales a la creación de un relato. Buscaron la implicación del receptor desde el primer momento. Lo convirtieron en protagonista de la propia historia de su marca. Aquellos más capaces de vivirla y transmitir sus valores se convertieron en sus evangelizadores.

Si no lo vivimos no lo creemos. O directamente no volvemos la vista hacia el mensaje que nos están contando. Recibimos tanta información que los relatos no nos afectan. A menos que se interrelacionen con vivencias que hemos experimentado. A menos que alguien en quien confiamos las viva y nos las cuente con tanto detalle que parezca que estuvimos allí.

Los hechos siempre superan a las palabras, porque no solo se escuchan, también pueden tocarse. Un relato de marca evoca valores, los proyecta, y nos prepara para una experiencia que debe corresponderse con la promesa que se nos hizo. Para eso está el Storydoing, para construir historias de las que somos partícipes. O para prepararnos para escuchar, con más ahínco y deseo, el siguiente capítulo del cuento que una marca quiera contarnos.

Leave a Reply