Events flow

Estás en Nuestro

Blog de Noticias

Si se acuerdan de tu anuncio, que se acuerden de ti.

El otro día paseaba con otra persona que no se dedica a la publicidad. No está familiarizada con el branding ni con otros términos de marca y comunicación. Pero tiene un sentido estético muy desarrollado, buenas ideas y una gran capacidad perceptiva.

Avanzábamos por el metro y me pidió que me detuviese a ver un anuncio que le había llamado la atención. Era sencillo, con una tipografía bold  moderna y limpia. Grande y blanca sobre un fondo negro. Llamaba la atención entre todos los impactos visuales desordenados y atropellados que escoltaban el paso hacia las escaleras mecánicas.

El mensaje era sugerente, invitaba a la reflexión: “UNO. Número de personas necesarias para cambiar el mundo”. La sentencia destacaba entre ese fondo negro bien contrastado con el color de la tipografía. Una dirección web acompañaba al teaser para que supiésemos más sobre la contundente afirmación.

Lo primero que pensé es que una apuesta tan fuerte merece más argumentos, más emociones despertadas, para ser creída.  El ejercicio tipográfico y estético me parecían interesantes en su forma, pero no me transmitían lo suficiente como para conmoverme. Solo hace falta una persona para cambiar el mundo. Puede ser. ¿Por qué lo crees?

Eso me llevó a pensar que el mensaje, aunque potente, era genérico. Y que pedir a un usuario del metro que complete toda la información necesaria para darle sentido era pedir demasiado. De entre toda el contenido que tenemos en la web, ¿vamos a dedicar unos minutos a apuntar la dirección a la que me remites, buscarla en internet y después involucrarnos con todo lo que la envuelve? pienso que no será fácil.

Cuando mi conclusión iba hacia que esa gráfica se quedaba en un ejercicio estético que no conectaba lo suficiente, mi acompañante dijo una cosa más relevante que todo lo anterior: “Es la primera vez que me pregunto quién lo firma. Y me acabo de dar cuenta de que llevo viéndolo tres días”.

Relacionado o no con lo génerico del mensaje, hay una verdad incontestable. Los anuncios están para comunicar lo que una marca hace por ti. La mejor forma de hacerlo es convertirla en aliada de un mensaje útil para nosotros. Una facilitadora de un contenido que va a hacer algo por las personas a las que se dirige, en lugar de imponernos la escucha por algo que no nos interesa.

Sea como sea, tenemos que recordar quién nos cuenta las cosas. Una identidad fuerte de marca habla por si sola, y a veces ni siquiera haría falta un logo para completar un mensaje. Cuando no la recordamos, es que lo que nos cuenta no está alineado con sus valores. Y para un problema grave de posicionamiento, como sabemos, suele hacer falta el esfuerzo de muchas personas. Si se acuerdan de tu anuncio, tienen que acordarse de ti.

 

 

 

 

 

Leave a Reply