Events flow

Estás en Nuestro

Blog de Noticias

La promesa de marca. El mandamiento que nunca podemos inclumplir

En events Flow, elaboramos mapas de branding para empresas que quieran lanzar o reposicionar su marca. Cuadernos de bitácora coherentes y consistentes para sus acciones de comunicación. Mandamientos que recogen su ADN y que si son cumplidos, garantizan una percepción de marca sólida.

En este post no vamos a entrar en todos ellos. Nos centraremos en aquel por el que empezamos, la promesa de marca. El mandamiento más importante porque incumplirlo afecta al resto de todos ellos.

La promesa de marca son las expectativas que generamos en nuestros clientes, futuros o presentes. La creamos porque la ilusión es uno de los motores más importantes de nuestro día a día. Proyectamos deseos y realidades que nos gustaría vivir y cada producto o servicio es una propuesta para verlos cumplidos.

Ikea cumple su promesa de marca día a día. Ofreciéndonos muebles de diseño al mejor precio en un entorno que siempre respira magia. Con unas acciones de comunicación que generan un contenido que nos entretiene o que nos permite conectar con un mundo lleno de color, alegría y posibilidades.

Wolkswagen no cumplió su promesa de marca con la crisis de las emisiones. Muchos usuarios no perdonarán jamás a la marca, posicionada como responsable con el medio ambiente. Las ventas se recuperarán a una velocidad mayor de lo que lo hará la imagen de una de las marcas mejor percibidas y con una tasa de recuerdo muy alta.

Los consumidores, proveedores, usuarios, tenemos dificultades a la hora de ser objetivos con lo que el entorno nos ofrece. Podemos indignarnos porque nos atiendan levemente peor en un lugar en el que siempre lo han hecho de forma magnífica. Podemos también criticar una marca por la subida de uno de sus productos diez céntimos, siendo todavía por mucho la que nos ofrece mejor relación calidad precio. Al mismo tiempo que nos vamos contentos de una tienda en la que siempre han sido poco amables si un día se despiden con un hasta luego neutro.

Por tanto, y mientras nuestra mente esté tan poco acostumbrada a mirar con perspectiva, mantener la promesa de marca es fundamental. Nos convierte en fiables y de confianza. Y la sensación de confianza, aunque sea en un entorno con unas condiciones poco favorecedoras, es lo que nuestra mente premia con más fuerza.

Leave a Reply