Saltar al contenido

La cicatriz de marca

Como siempre decimos en Events Flow, hoy en día los productos y los servicios incrementan su valor a través de las experiencias. Las empresas de éxito de hoy, son las que dejan cicatrices de marca en el usuario mañana. Y esto sucede porque sea lo que sea lo que ofrecemos, siempre puede mejorarse a través de una experiencia que lo conecte de manera intensa con el usuario.

La cicatriz de marca es ese momento mágico, estrella, que un cliente vive en la relación con su marca. Y no solo porque esta cumple aquello que espera, sino porque las expectativas se ven ampliamente superadas. Todo con un impacto y una sorpresa adicional que engancha al usuario y lo fideliza.

Un ejemplo de cicatriz de marca es la que deja Apple cuando abrimos uno de sus ordenadores portatiles. La presentación, impecable, empieza por una especie de cofre del tesoro ultramoderno, que contiene en su interior detalles medidos al milímetro. Por si esto fuese poco, la experiencia alcanza su máxima expresión estética cuando encendemos el ordenador. La batería, completamente cargada, nos permite encontrarnos con un vídeo a altísima resolución lleno de dinamismo, con una música que encaja como anillo al dedo y unas palabras que se mueven hacia nosotros, dándonos la bienvenida en múltiples idiomas.

Como empresa, apostar por la cicatriz de marca es contar con un activo de incalculable valor. No solo por todo lo que supone a nivel de imagen. La razón principal es que hemos ganado, o seguimos manteniendo, a un cliente fiel, sorprendido y más que satisfecho que seguirá unido a nuestra causa de marca por un largo periodo de tiempo. El que dura una cicatriz.