Saltar al contenido

EVANGELIZADORES DE MARCA, O CÓMO NO VOLVER A PAGAR POR PUBLICIDAD.

Hoy, no existe mejor publicidad que la que no pagas. Y no solo por una cuestión económica. También de credibilidad.

En el antiguo paradigma de consumo, los medios de comunicación se erigían como una autoridad incontestable. El lugar en el que todo lo importante e interesante sucedía. El escenario en el que ocurría la magia y en el que los productos y servicios que aparecían tenían una credibilidad colosal (recordemos el orgullo con el que un producto o servicio lucía la frase “anunciado en televisión”).

Hoy, esto ha cambiado tan radicalmente que muchos usuarios no ven la televisión. Pagan o se descargan bloqueadores de anuncios para los banners que aparecen en su ordenador y dudan de todo mensaje que se les repita hasta la saciedad. Mucho más si está en disonancia con la información que han recogido en las redes sociales o por cualquier otro medio.

¿Qué sentido tiene entonces seguir insistiendo en convencer a personas a las que tu marca no solo resulta indiferente, sino que molesta? ¿Cuánta cantidad de dinero se emplea en publicidad hoy realmente de manera útil?

Contar con evangelizadores de marca no solo nos permite ahorrarnos todos estos quebraderos de cabeza y gastos inútiles. También nos permite seguir entendiendo por qué nuestro producto o servicio resulta valioso, para quien, y cómo podemos continuar diseñando experiencias para interactuar con ellos. Porque hoy en día la experiencia es el canal a través del que nuestra marca mejor se expresa.

Para atraer evangelizadores para tu marca o servicio, ten en cuenta estos principios:

  • Identifica la comunidad o tribu para la que tu producto o servicio resulta realmente valioso, y defínela claramente. Por ejemplo, la tribu de evangelizadores de Go Pro son, entre otras cosas, personas dinámicas, que practican deportes, muchos de ellos de riesgo, que van siempre en busca de experiencias vibrantes y que están muy en contacto con la tecnología y sus avances.
  • Piensa en términos de experiencias: Hoy, resulta imposible hablar de un producto o servicio sin la experiencia que lo acompaña: en el punto de venta, al abrirlo o consumirlo, cuando conecta a sus “Brand lovers”. Marcas como Apple no serían lo mismo si no cuidasen todas las experiencias que ofrecen tanto o más que la tecnología de sus dispositivos.
  • Renuncia a muchos para llegar intensamente a unos pocos: Lanzar un mensaje que cale verdaderamente en una tribu de consumidores implica ser muy específico. Elegir los ejes desde los que construimos la experiencia y los atributos que comunicamos. Nuestra marca tiene que tener un propósito claro, que por definición excluirá a muchos consumidores potenciales.

Si quieres saber más formas de convertir a tus clientes en evangelizadores, aumentar la reputación de tu marca o tus ventas, escribe a hello@eventsflow.es. Invertirás en publicidad para no tener que volver a hacerlo.