Events flow

Estás en Nuestro

Blog de Noticias

Design Thinking y agencias de publicidad

El mundo cambia a una velocidad tan alta que ni siquiera somos conscientes. Sucede día a día, hora a hora. La competencia es cada vez mayor sencillamente por la brevedad de los ciclos. Lo que ayer servía, hoy puede no hacerlo. Las puertas que dan entrada a nuevos competidores capaces de cambiar el mercado se abren cada vez con más frecuencia. El Design Thinking nace en este contexto.

La innovación es el must que permite mantener el ritmo competitivo en este baile de ritmo cada vez más frenético. Hasta hace unos años, el término innovación no tenía un desarrollo de significado tan alto como el que hoy ha alcanzado. La entrada del Design Thinking y las metodologías ágiles han permitido crear un mapa sobre el que lanzarse a la incertidumbre y afinar más el significado de innovar.

Hoy, sabemos que la innovación parte de las necesidades del usuario y debe terminar en su resolución. El “Diseño Centrado en el Usuario” tiene su razón de ser porque hoy la oferta es tan alta que ningún usuario comprará nuestro producto o servicio si no le ofrece algo verdaderamente significativo. En el mejor de los casos, captaremos su atención durante unos segundos. Hasta que el siguiente estímulo, seguramente proveniente de su móvil, le lleve a otro camino de pensamiento.

El Design Thinking y su relación con las agencias.

Un proceso de innovación basado en Design Thinking se articula desde principios que las agencias de publicidad conocemos muy bien. Siempre hemos buscado insights que nos permitiesen conectar con nuestros clientes. Hemos tenido que pensar si les harían gracia nuestros chistes y hacer un esfuerzo de selección de términos que les hiciesen sentirse identificados. En definitiva, hemos tenido que empatizar.

Hablando de que las soluciones en innovación han de estar basadas en el usuario, queda claro que el principio de empatía es fundamental en un proceso de Design Thinking. Tenemos que comprender dónde aportar valor, o como establecer un puente con el usuario. Pero innovar no sirve solo con eso. También se trata de crear algo que, para ese resquicio de oportunidad que hemos detectado, ofrezca una solución realmente valiosa. Tendremos que idear.

Hasta ahora, apretados habitualmente por los timings, no hemos tenido en las agencias demasiado tiempo para prototipar y testar. Sin embargo, nunca hemos dejado de hacerlo. Layouts, bocetos, maquetas de vídeo. No hemos podido cocrear habitualmente soluciones con el cliente (más preocupado por vigilar nuestra excesiva creatividad que por hacer experimentos de validación) pero estamos familiarizados con los cambios.

El Design Thinking dentro de nuestra propia agencia

El cambio de paradigma también ha llegado a nuestras agencias. Algunas hemos acogido la innovación como una oportunidad para crear valor desde cualquier ámbito que afectase a un producto o servicio. Desde la comunicación a la experiencia de usuario o las oportunidades que la estructura y posibilidades de la empresa comportasen. No solo desde la creación de un Storytelling o la creación de piezas de comunicación.

Ante este nuevo horizonte que se nos abre, nosotros también tenemos que gestionar la incertidumbre. Asumir los procesos iterativos de aprendizaje y, sobre todo, ser humildes. Si queremos aportar valor, si queremos innovar, tendremos que idear nuevos procesos y soluciones desde los que dar respuesta a las dificultades que hoy viven nuestros clientes. Habituarnos a un Proceso de Diseño  interno nos permitirá crecer y ofrecer grandes soluciones a nuestros clientes. Ya hace tiempo que adquirimos las herramientas para hacerlo. Ahora solo falta ser coherentes con lo que siempre pedimos a aquellos que trabajamos: atrevernos con ideas diferentes.

 

Leave a Reply