Saltar al contenido

Defecto por exceso

Lo increíble aún no es lo suficientemente creíble.

Aunque podría serlo.

En un experimento en el metro de Washington, un famoso violinista tocó durante horas, con el estuche abierto a cambio de la voluntad. Nadie sabía que era famoso. Recibió más o menos las mismas monedas que si hubiese sido amateur. Pocas personas se dieron cuenta de que estaban ante un gran producto. Era demasiado increíble pensar que un músico estaba tocando gratis, a la espera de la voluntad.

A veces, no hay clientes preparados para una determinada propuesta de valor.

A veces, dar más es atraer menos.