Saltar al contenido

Storytelling: Claves para la creación de una marca inolvidable VI

Tal y como os dijimos en el anterior post, os traemos una nueva entrada en la que abordaremos tres arquetipos más. Como veréis, estos arquetipos coinciden también con la construcción de personajes en series o películas. La economía de la atención os premiará cuanto más significado seáis capaces de desarrollar y proyectar. Preferiblemente con el menor número de palabras posibles. Invocar al arquetipo y ponerlo a jugar a nuestro favor es una de las formas más directas y emocionales para comunicarnos con nuestro interlocutor.

El inocente: Representa la infancia, la mirada limpia y libre de prejuicios. Vive para descubrir desde la naturalidad y la frescura. Su objetivo es continuar siendo feliz en el mundo idílico que recorre. Ejemplos de este arquetipo son El Principito, Peter Pan, y los hobbits, excepto los que se embarcan en la aventura. Marcas que se posicionan desde este arquetipo son Mc´Donalds, Coca Cola y Disney, aquellas que tienen como publico objetivo a los niños o a sus padres. Su lado oscuro es no aceptar los cambios, negar la realidad y no madurar.

El mago: Se trata de uno de los arquetipos más poderosos por todo lo que representa. Logra que las cosas sucedan, a través de habilidades y hechizos que solo él puede controlar. Como contrapunto, corre el riesgo de no ser capaz de manejar dicho poder o de que su magia no surta ningún efecto. Marcas que se apoyan en este arquetipo son Axe, Fairy, y cualquier otro producto con una promesa de solución elevada y diferente. En branding personal, Zapatero proyectó valores del mago y del inocente. Steve Jobs es el representante más claro de nuestro siglo de los atributos que configuran este arquetipo.

El bufón: Su objetivo constante es la diversión. Aprovecha cualquier situación para reírse y pasarlo bien. Es capaz de transmitir su alegría a todo alrededor. Es utilizado eficazmente por marcas que buscan ser asociadas a momentos de disfrute y jovialidad. Resulta especialmente útil para centrar los beneficios en la facilidad de uso y buenos momentos. Marcas como Fanta y Lays proyectan constantemente los valores de este arquetipo. Su lado oscuro es la pérdida de referentes, la frivolidad y la falta de empatía. El Joker es un ejemplo.

El próximo viernes abordaremos los tres últimos arquetipos. Mientras tanto, os recomendamos educar vuestra capacidad para reconocerlos, también en la literatura y el cine. Utilizad vuestra nueva habilidad para comprobar si vuestra marca está posicionada tal y cómo os gustaría. Aprovechadla para limar incoherencias. Identificad su voz y cotejadlas con el arquetipo que pensáis que debe proyectar. Sobre esto os daremos más información dentro de un par de semanas. Pero eso ya es otra historia.