Saltar al contenido

Storytelling: Claves para la creación de una marca inolvidable V

Tal y como os prometimos en el anterior posts, continuamos ofrenciéndoos interesantes claves para identificar arquetipos. Conocerlos os permitirá comprender mejor cómo operan las marcas en sus procesos de branding. Dominar su uso encontrar un atajo para conectar con emociones muy reconocibles de vuestros consumidores y evangelizadores. A continuación, os ofrecemos un análisis de otros tres arquetipos muy idenfiticables que políticos, productos y servicios incluyen en sus valores o promesa de marca.

El sabio: Representa los valores del conocimiento, la sabiduría y la comprensión de la naturaleza humana. El sentido de su vida es encontrar los principios fundamentales que constituyen el mundo para entenderlos y transmitirlos. Tiene como lado oscuro el aislamiento, la inacción y la observación desde su torre de marfil de una realidad de la que no toma parte. Ejemplos de este arquetipo son Sherlock Holmes y Patronio, consejero del Conde Lucanor. Marcas que responden a este arquetipo son Google, CNN y Phillips. Podemos utilizarlo para ensalzar la búsqueda de la verdad, la información veraz o el conocimiento.

El rebelde o fuera de la ley: Se siente fuera de la sociedad en la que se encuentra y responde a ello con una actitud arisca y desafiante. Su identidad se construye desde la provocación y la fuerte creencia en sus propios valores. Puede generar admiración e incluso encontrar seguidores. Su lado oscuro es la autodestrucción y falta de rumbo, como el mendigo de Bukowski. Otros ejemplos de este arquetipo son James Dean y Pancho Villa. Harley Davison es el máximo exponente de este arquetipo trasladado a una marca, con todos sus mitos y ritos asociados. Diesel también incluye valores de este arquetipo en su branding.

 El creador: Sueña con crear un mundo mejor del que se ha encontrado, o generar vida desde la nada. Normalmente le acompaña algún tipo de recuerdo o trauma asociado con la muerte. Su lado oscuro viene de la obsesión y la desvinculación del mundo en el que vive por estar demasiado absorto en el que intenta crear. Frankstein es uno de los más claros ejemplos. Este es uno de los arquetipos de los que más beben las marcas, a través de la promesa de una nueva realidad que mejore lo anterior. Apple es el ejemplo por antonomasia, junto con LEGO.

La próxima semana, pasaremos a analizar otros tres nuevos arquetipos. Una vez que conozcáis los doce, seréis más capaces de identificarlos en vuestra competencia o utilizar sus atributos para enriquecer vuestra marca. Además, en posteriores posts os enseñaremos a integrarlos junto con las otras potentes herramientas que el storytelling aportará para vuestro branding. Pero eso ya es otra historia.

 

James Dean “Giant” de Eliza https://goo.gl/LCKPW9 Thanks for flowing!